Error telefónico en el trabajo. David Zarzoso.

Estoy en mi trabajo, sentado en el despacho, recibiendo llamadas de clientes que no paran de quejarse, ya estoy un poco agobiado. Suena otra vez el teléfono:

_ Yo: Servicoin buenos días le atiende Javier ¿dígame?

_ Supuesto cliente: Buenos días, soy el señor carnicero, llamo para hacer una reclamación de un pedido.

_Yo: Ja, ja, ja  ¡vaya Dani, te has superado! Je, je y yo soy el matador de pollos tío.

_ Supuesto cliente: ¿Cómo dice? ¿Eh?

_Yo: Que sí tío, que sí, ¿Qué  quieres chaval?

_Supuesto cliente: ¡Oiga! Que llamo para reclamar, todavía no han venido para hacer la revisión.

_ Yo: Pero, ¿no me has dicho que eras el carnicero? Que en Servicoin no revisamos cerdos.

_Supuesto cliente: ¡Mira! Creo que me he equivocado  yo estoy llamando a Servicoin la empresa de revisiones de extintores para grandes superficies ¿es ese número o no? Y no soy el carnicero soy el señor carnicero.

_ Yo: ¡Ah! Encima señor, venga Dani que te he pillado tío.

_ Supuesto cliente: Ya me estoy hartando, quiero hablar con alguien que esté por encima de usted, ¿Me hace el favor?

_ Yo: Pues claro, pero ¡como no llame al del piso de arriba aquí no hay ni Dios!

_ Supuesto Cliente: Es usted un grosero, quiere mirar de una puñetera vez los ficheros y vera ¡mi apellido! ¡Mi empresa! Y sabrá quien demonios soy. Si tratan así a los nuevos clientes, como está el tema no se van a comer nada de nada, so inepto.

_ Yo: Venga Dani tío, ¡que hoy no me la pegas! No me hagas perder más tiempo.

_ Supuesto cliente: Que no soy ningún Dani, te he dicho que soy el señor carnicero, ¡te voy a meter una reclamación que te vas a cagar!

_ Yo: Mire, ya me estoy cansando, yo se perfectamente que no tengo ningún cliente con ese nombre, la denuncia se la voy a meter yo, so paleto, ¡al menos hubiera llamado con número oculto!

_ Supuesto cliente: ¡Vale, vale! Tranquilo hijo, ¡que soy yo tu padre!

_ Yo: ¡Encima! Que padre ni que mierda, yo no tengo padre.

_ Supuesto cliente: ¿Ah? Creo que estoy metiendo la pata, usted... ¿no es Javier Navarrete?

_ Yo: Pues no, ¡yo soy el jefe! El señor Javier Jiménez, usted debe ser el padre de mi empleado, que hoy ha salido fuera.

_ Supuesto cliente: Lo siento, de verdad, yo solo quería... no se que más puedo decir.

 

_Yo: Ja, ja, ja....No me lo puedo creer, lo mejor es que no diga nada, le queda lo peor, ¡decirle a su hijo que está despedido! Piiiiiiiii, piiiiii....

_ Supuesto cliente: ¿Oiga? Por favor, ¿Oiga?